Sobre mí

Mi nombe es Montaña (María de la Montaña, aunque fuera de Extremadura este nombre es muy poco conocido).



Siempre me han gustado mucho los trastos viejos, sobre todo los que encontraba en casa de mis abuelos maternos y que milagrosamente se habían salvado del chatarrero. Me gustaba limpiarlos, pintarlos y, si me dejaban, quedármelos para evitar que fueran a la basura, así es que me gané la fama de zarriosa en mi familia que aún hoy conservo.

Y me he dado cuenta de que es un trabajo que me apasiona, el momento de comenzar con un mueble (u otro trasto) deteriorado, a veces con multitud de capas de pinturas antiguas, otras con la madera rota, o con carcoma, etc. e imaginarte cómo va a ser el cambio, cuál es el tratamiento más adecuado, para qué va a servir... es emocionante, igual que al final, cuando ya tiene un aspecto nuevo, una nueva utilidad, esa nueva alma y te sientes tan orgullosa del trabajo realizado.

Tengo mucho que aprender y un poquito que enseñar, y eso es lo que pretendo con este blog, enseñar lo que he ido aprendiendo en este tiempo y compartir con vosotros mis trabajos.

Bienvenidos a Trastos en el doblao.

2 comentarios:

  1. Yo, la verdad es que muy "zarriosa" no soy, siempre me ha gustado más tirar que guardar, pero ahora, has hecho que me pique el gusanillo de la restauración y el reciclaje y veremos como acabamos. ¡Miedo me doy!
    ¡Enhorabuena por tu blog! Y aquí tienes a una seguidora.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Montaña: Yo te llamaré Montaña si no te importa, que además es la patrona de Cáceres, y allí pues es muy querida.
    De acuerdo contigo, recuperar, restaurar o reciclar, es muy gratificante al finalizar el trabajo, a la vez que creativo, dejas volar la imaginación, ideando como quedará la pieza finalmente.

    Besos !!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.