lunes, 28 de noviembre de 2016

Adivinanza con premio: desafío Pinty Plus


La semana pasada os planteé en Facebook una "Adivinanza con premio", un desafío que habían lanzado las chicas de Handbox que consistía en averiguar de qué materiales estaba hecho el proyecto diy que os enseñaba, en mi caso una veleta decorativa.

¿Y cuál era la adivinanza?. Bueno, la veleta estaba enteramente pintada con pintura en spray de forja Pinty Plus Tech, que reúne en un sólo producto imprimación y pintura forja en spray, y se trataba de averiguar cuáles eran los materiales que se habían usado. Y realmente el producto ha conseguido confundir porque he recibido al menos tres comentarios en los que la respuesta era que la veleta estaba hecha de hierro.

Acabado el plazo ya os puedo enseñar la solución al desafío, deciros quiénes han sido los acertantes de la respuesta y quién el/la ganador/a del lote de productos Pinty Plus. Pero vamos por partes (aunque habrá algún impaciente que vea directamente quién ha sido el ganador, jaja, que yo también lo hago algunas veces).

Los materiales que utilicé para la veleta decorativa fueron los siguientes, tal y como os enseñé en las redes:



Os lo enseño más detenidamente. La base es un soporte de hierro de laboratorio (cedido temporalmente por GPadre, que lo tuvo claro desde el principio, cuando le comenté el proyecto. ¡Gracias, chico guapo!):



La flecha la hice con un sobrante de tablé, que corté muy fácilmente con un cúter:


El gallo Kiriko está recortado dos veces en un cartón muy finito y pegado, para que quedase con un poco más de cuerpo:


Por último la base que simulaba los rodamientos es...¡¡el tapón de una botella de leche!!.

Fui pintando cada una de las partes por separado e hice los estarcido en la flecha con esta plantilla de la tienda:



Puesto que la veleta no iba a funcionar como tal pues me pareció que quedaría más decorativa indicando la dirección de casa. Al gallo Kiriko le puse una bufanda de arpillera, aunque él mantiene su postura erguida a pesar del frío:



Cuando estuvo totalmente montada le dí una rociada general con la pintura de forja, para cubrir los puntos de unión y la verdad es que parece completamente de forja. Esta pintura es una pasada.




Como ya tenía montado el tinglado para pintar

aproveché para hacer más pruebas con la pintura, utilizando distintos materiales y terminaciones.

Un hórreo de escayola, que debió ser un recuerdo de alguien que fue a Galicia, y que llevaba rodando mil años por el mueble del comedor. Lo pinté con la pintura de forja y después le apliqué cera dorada con el dedo por las partes salientes. Para terminar barniz satinado y así quedó, con un aspecto metálico total, ¡¡aunque al cogerlo siga pesando igual que antes jaja!!




Un letrero hecho con cartulina, al que recorté los bordes y doblé las esquinas para simular un letrero de hierro antiguo. En el centro hice un estarcido en relieve con esta plantilla, también de la tienda:


Pintura de forja en spray y luego ligeros toques con pintura de plata, también en spray y también de Pinty Plus. Cuando todo estuvo bien seco lijé suavemente por encima de las letras y otras zonas y apliqué barniz en spray mate (os aseguro que esto de las pinturas en spray es una perdición, luego no apetece coger la brocha abolutamente nada jajaja).




Por último recuperé un marco de fotos, que estaba en desuso porque es ¡¡horroroso!!. ¿No os pasa que algunas veces no entendéis cómo habéis podido comprar algo tan, tan feo?. Pues éste es uno de esos, de plástico imitando la madera. Todavía no entiendo cómo no lo he tirado antes, pero al final va a servir para otro experimento con la pintura de forja.


Una vez estuvo pintado apliqué pátina color turquesa y barniz protector.


Detalle de cómo queda la pintura de forja con la pátina turquesa.

Y ahora sí, voy a poner la relación de los que habéis acertado con vuestras respuestas, aunque antes quiero daros las GRACIAS a todos los que habéis participado en el desafío, comentando las publicaciones en Facebook o Instagram. Gracias de verdad por vuestra participación:



1- Teresa Bravo
2- Eva Fernández Martín-portugués 
3- María E. Mg
4- DecuDeco Artesanías
5 -Vic Antetodo
6- Andrea Morales Grande
7- M Mercedes Echeverria
8- Isabel Riquelme
9- hechoporbugui
10- anllansa
11- diana_pinceles_y_grapas 
12- albafarah_omyana
13- patry_patypeando
14- sonia_klipys
 
 
Y al llegar al punto de hacer el sorteo me planteé que, por encima de todo, quería transparencia. He tenido alguna mala experiencia con esto de los sorteos, y sé que no he sido la única, así es que me pareció que un método totalmente tradicional era lo más adecuado para que todos podáis ver el resultado. No estoy muy experimentada en hacer vídeos, pero podéis ver a continuación cómo ha sido la cosa y quién ha sido la afortunada:

video

Isabel Riquelme, del blog Isabel Vintage. ¡¡Enhorabuena, guapa, seguro que sabes hacer buen uso del premio!!.

Y a todos ¡¡MIL GRACIAS POR PARTICIPAR!!. Ha sido muy divertido ver algunas de las respuestas, pero sobre todo ha sido muy agradable contar con todos vosotros para el desafío.

Besos.



lunes, 21 de noviembre de 2016

Dos mecedoras. Dos estilos. Un antes y dos después.


Las mecedoras que os enseño hoy, aunque os las traiga al mismo tiempo, han sido restauradas con dos años de diferencia. Éstas no estaban en el doblao, como otros trastos, sino en casa de mi madre, y ella las sigue usando porque le resultan muy cómodas. A mí no, la verdad, se clavan los barrotes en la espalda y no para quieta, al menor movimiento del cuerpo la mecedoras, como lo que es, se mueve. Pero a ella le encantan, así es que me las llevé al pueblo para arreglárselas.

Siempre digo, cuando acepto un encargo, que la cosa tiene que ser sin prisas. Porque tengo poquito tiempo, porque me gusta tener muy claro cómo lo voy a hacer, porque el "taller" está a 100 km y no voy todos los fines de semana... en fin, que me gusta disfrutar de lo que hago y para eso es imprescindible contar con tiempo. 

Así es que, como la cosa se demoraba y ella echaba de menos sus butacas, le devolví una mientras restauraba la otra y luego volvimos a cambiar. Como en el proceso pasaron dos años, el estilo que le había dado a la primera ya no nos gustaba tanto, así es que a la segunda le dimos un aspecto totalmente distinto, más acorde con las tendencias que se ven ahora.

Las butacas eran así, con todos los ingredientes de los años 80: barniz bien brillante y con un poquito de color, escay en el asiento y de líneas muy simples. 

El barniz de los brazos estaba deteriorado, del roce y la limpieza. Hacía falta encolar los brazos y algunos palos. Por lo demás estaban sanas y sin grandes desperfectos.

Una vez estuvieron bien encoladas y firmes las lijé completamente, para eliminar todos los restos del barniz antiguo.

La primera la pinté con pintura acrílica en color verde muy oscuro, sin matizar de ninguna forma (sin pátinas, veladuras, etc). Como único detalle unas florecitas pintadas a mano alzada en tonos blancos en la parte alta del respaldo. Dos manos de barniz satinado para proteger todo el mueble.



Para tapizarla elegimos una cretona con flores de colores muy alegres:



A mí me gustó mucho cómo quedó, con un estilo campero.

Para la segunda mecedora, que he arreglado este verano, he usado pintura de tiza La Americana y barniz mate, y el mueble toma un aspecto mucho más sofisticado.


El tapizado también es más elegante, con una loneta de motivos vegetales.

Es curioso ver cómo en el transcurso de estos dos años las preferencias a la hora de elegir los materiales son totalmente distintos; pintura de tiza frente a pintura acrílica, barniz mate frente a barniz satinado, estilo depurado frente a los desgastados de las esquinas.


Y con mis butacas me voy al reto de Anna en su blog De todo un poco. ¿Os venís?. Allí siempre hay propuestas muy bonitas.

Besos.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Experimentando con las chalk paint en spray.



Es increíble a la velocidad que van apareciendo en el mercado nuevos productos para pintar y decorar, cada vez los colores son más bonitos y las propiedades de la pintura permiten más opciones. A mí, que soy novelera por naturaleza, me encanta probar todos los productos nuevos, aunque me tengo que ir controlando para no tener que salirme de casa o echar a los miembros de mi familia, porque cada vez tengo más espacio dedicado a mis materiales (para desesperación de GPadre) y la cosa no deja de crecer jaja.

Lo que hoy os vengo a contar es mi experiencia con la pintura chalk paint en spray. He probado dos marcas, Chalk paint Deco de La Pajarita (que compré en Creativa) y la Chalk Paint finish de Pinty Plus. Y con ellas he decorado estas dos bandejas que me llevaré al mercado de artesanía que está organizando María, del blog Tía Keko. Ésta también será una experiencia que os cuente en detalle, porque me hace muchísima ilusión. Será durante dos fines de semana, en El Escorial, aunque yo sólo voy a participar en la segunda edición. 



Las bandejas son de madera, tanto los laterales como la base.



La primera bandeja la pinté con pintura color verde menta. Veréis que éste no es un color que use normalmente, peeero lo compré porque suponía que con la pátina color sombra iría muy bien. Y no me equivoqué.




Así quedó después de dos manos de pintura. Deciros que pintar con spray es ¡¡¡comodísimo!!!. Tanto que después me ha costado coger otra vez la brocha jaja. Además el resultado es totalmente uniforme, sin marcas de pelos, ni rodillo, ni nada. Tardé un poquitín en cogerle el truco, pero luego el resultado es genial.

Una vez estuvo pintada apliqué pátina color sombra (mi súper pátina universal, que uso para casi todo jaja) y la combinación dio como resultado un color verde seco, antiguo, que me encanta. Retiré, como otras veces, más pátina por el centro de las tablillas y dejé que se acumulara en los extremos, las uniones y los ángulos, como os enseño en esta foto.




Una vez bien seca la pátina (dos o tres días) apliqué barniz incoloro mate (también en spray) a todo el contorno de la bandeja, para proteger bien. Y ya me dispuse a colocar este papel italiano, que compré en una feria de manualidades que hubo en mi ciudad.


El papel lo pegué con Alkyl y una vez seco lo planché protegido con papel de horno, para eliminar las arrugas que hubieran quedado (muy poquitas, la verdad).





En el borde apliqué cera dorada, la doy con el dedo y voy regulando que no quede excesivamente dorado.





Para la otra bandeja elegí el color rosa pétalo. Es un color fuerte y con mucha luz y muy cubriente (y muy manchoso jaja). Con la primera pasada ya quedó así de bien.



Y ahora busqué una pátina que le fuera bien sin matarle excesivamente la potencia del color. Y como siempre, cuando busco un segundo color, lo hago siguiendo una de estas tres reglas: que sea de la misma gama cromática, que sea complementario o que haga contraste con el primer color (tengo pendiente hacer un tutorial sobre este tema, que me parece muy interesante y que abre un montón de posibilidades decorativas).

En este caso elegí la última opción y busqué una pátina color naranja oscuro, viejo, que al final conseguí mezclando los siguientes colores de óleo: carmín de garanza, amarillo cadmio y una pizquita de marrón (AQUÍ os enseñé cómo hacer pátinas al aceite). Salió un color parecido a la salsa barbacoa, no sé si se aprecia bien en la fotografía.



Una vez aplicada y retirada, quedó este aspecto en la madera, un color naranja en el que se ve el rosa de la pintura por algunas zonas. Ahora elegí un papel con los mismos tonos, en el que predomina el rosa con toques de naranja.

Igual que hice en la bandeja verde apliqué cera dorada con el dedo por todo el borde y el interior de las asas.





Así han quedado las dos bandejas. Y éste es el dorso con la etiqueta del blog y el texto "Hecho a mano". ¡¡Es el toque final de todos los trabajos que hago destinados a la venta y me encanta ponérselas jaja!!.




¿Os gustan? Pues os comento que estas bandejas las decoramos por encargo. Si estás interesad@ en hacer un regalo personalizado para Navidad ahora es el momento. Puedes elegir el color, el tamaño y el papel para la base entre una amplia gama. Y también te la podemos personalizar con la inicial que quieras. Ponte en contacto al e-mail
trastoseneldoblao@gmail.com

y hablamos de precios y de cómo quieres el diseño.

A las que estáis en Madrid o por allí cerquita os quiero recomendar el Mercado del Abuelo, conozco algunas de las artesanas que van a participar (Malores del blog Las labores de Malores, Isabel del blog Isabel Vintage, Julia del blog Aún así, Coral del blog El Rincón de Coral) y me puedo imaginar las cosas tan preciosas que van a exponer, porque ellas trabajan muy, muy bien. Y por supuesto María del blog Tía Keko, que me olvidaba de ella por ser la organizadora, pero que también tendrá su puesto con collares y complementos para adultos ¡¡y niños!!. Y yo, que llevaré mis mejores trastos para todos los que paséis a visitarnos.


Besos y hasta la semana que viene.