domingo, 29 de junio de 2014

Banca del abuelo Pepe


Me gusta mucho pintar y pintar flores lo que más. Hoy os voy a enseñar cómo he restaurado esta banca (banqueta, bancada, taburete o taburete bajo, no sé muy bien cómo llamarlo, en casa siempre fue la banca). Mi abuelo materno era fontanero y además del trabajo a domicilio pasaba gran cantidad de tiempo trabajando el latón, la hojalata, el cobre en su taller. Y siempre, invariablemente, se sentaba en una banquita pequeña y muy baja que le permitía acceder a todas las herramientas que dispersaba por el suelo.

La banca estaba pintada de blanco, pero mano sobre mano, lo cual hacía que apenas se apreciara la veta de la madera.





Cuando me puse con ella pensé en quitarle toda la pintura para dejar a la vista la madera con un encerado suave. Pero después de un montón de horas con decapante, sosa, cepillos, lana de acero y todo lo imaginable había sitios en los que la pintura no acababa de salir, era como si hubiera hecho cuerpo con la madera.



Así es que decidí dejar de pelearme con ella y aprovechar esos restos de pintura para darle un aspecto muy "vintage" (¡¡qué gracia me hace esta palabra!!), pintando unas hortensias con pintura acrílica y después patinar y barnizar. 




El resultado me encanta, aunque en mi familia todavía me preguntan algunas veces que cuándo voy a terminar la banca Jaja. A mí me encanta, y la combinación de las flores tan delicadas con la madera a medio decapar me parece una combinación muy original.



¿Qué os parece? ¿Os gusta este aspecto en los muebles? ¿Realmente le aportan personalidad o parecen "inacabados"?

Dame tu opinión, me ayudará a mejorar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 comentarios:

  1. Me encanta como ha quedado. Me parece un acierto total el haber dejado parte de la pintura blanca original, esto si que es un decapé. Ideal la combinación de las flores con ese color tan suave. Un resultado genial. Estas son las recuperaciones que más me gustan porque tienen un valor sentimental que ningún mueble comprado tendrá nunca. El pensar cuantas veces se habrá sentado en él tu abuelo y cuan útil ha sido en su vida profesional que ahora se merece lucir así de bonito.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Yo también pienso lo mismo de los muebles familiares. Un beso.

      Eliminar
  2. Me gusta muchísimo como te ha quedado, a veces a un mueble nuevo nos esforzamos en darle aspecto de viejo, con esa banqueta no ha hecho falta, tiene muchos años y mucha historia. Con las flores has conseguido que luzca de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, realmente no hacía falta darle aspecto de viejo jajaja. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Solo tengo unas preguntitas.....¿Las hortensias las pintas tu? ¿a mano alzada? o ¿compras de esas calcomanias que se pegan en la madera y luego con un toque de barniz quedan como si fueran pintadas?.......Y por último......¿como va mi joyero? ¿lo veré colgado en esta página? jajajajajajajaja. Un besazo Monty.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hortensias las he pintado yo con la ayuda inestimable de mi profesora del taller, Alicia. Y sí, son a mano alzada, luego le dimos pátina marroncita y por último barniz acrílico. ¿Te vas a aficionar a la restauración?. El joyerito va, lento pero va. Un beso para mi "anónima" favorita.

      Eliminar
  4. Me gusta la idea de haberle dejado restos de pintura, eso le da más solera a la banqueta y pintar las hortensias un acierto.

    ResponderEliminar
  5. Holal Montaña, la combinación de colores para mi gusto perfecta, blanco, madera y verde, muy fresca y veraniega además. Es un decapado en toda regla, mejor no podía quedar. Y vaya buena mano con los pinceles, que suerte. Enhorabuena por el trabajo!!!.

    ResponderEliminar
  6. Hola, me gusta mucho como te ha quedado la banqueta con los restos de pintura y las hortensias genial, todo un acierto.
    Yo tengo un blog también y te invito a que lo visites (igual lo has hecho ya) http://elblogdelarestauradora.blogspot.com.es/
    Un saludo
    Ana

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.