domingo, 6 de septiembre de 2015

10 productos imprescindibles cuando queremos recuperar un mueble.



Hola de nuevo y bienvenid@s después del verano!!.

En el primer post de este nuevo curso he hecho una relación básica de los productos que, a mi juicio, son los primeros que debemos comprar para empezar a trabajar en la restauración y decoración de trastos viejos (o nuevos, según lo que caiga en nuestras manos jaja). También os pongo los precios que he visto en Internet o en la tienda donde los compro, para que os podáis hacer un presupuesto aproximado.



Antes de nada quiero hacer una aclaración, porque ya he recibido algún comentario que me ha hecho reflexionar sobre lo siguiente: cuando yo hablo de restauración de muebles y otros objetos no me estoy refiriendo necesariamente a volver a dejarlos en su estado original. Unas veces porque no es posible, porque están deteriorados, con la madera descolorida, rotos, etc. Y otras veces porque en su estado primitivo no son bonitos (a mi gusto, claro) y prefiero pintarlos y decorarlos cambiando el color.

Digo esto porque alguna vez me han cuestionado que hable de restauración sobre, por ejemplo, una mesilla que era de madera oscura y ahora es blanca patinada en azul verdoso. Obviamente no la he devuelto a su color original, lo que le he devuelto es el uso para el que fue concebida u otro uso distinto, pero en caulquier caso la he sacado del desván, mercadillo o contenedor para restituirla como objeto útil. 

No soy una purista en el tema, claro, tampoco soy profesional, sólo aficionada con muchos años de trabajo y bastantes conocimientos, que son los que os ofrezco en este blog.

Y dicho esto voy a hacer una relación de los productos que me parecen imprescindibles para iniciarse en este tema. Alguna vez me han comentado lo caro que puede salir arreglar un mueble en casa por la cantidad de productos que se necesitan, y sinceramente yo creo que no hacen falta tantos, simplemente saber cuáles son los básicos y, a partir de ahí, cuál nos hace falta para según qué tratamiento.

1.- Decapante

Es imprescindible para retirar pinturas y barnices antiguos. No dañan la madera y son productos al agua muy cómodos de usar, aunque siempre con la protección adecuada de guantes de goma y gafas de trabajo. Mi favorito, con diferencia,  es el de Mongay.

Quitapinturas líquido de Mongay 750 ml: 15 € aprox.


2.- Tapaporos

Una vez retirados todos los restos de pinturas viejas es imprescindible aplicar una o dos manos de tapaporos que hará varias funciones. Por un lado proteger la madera de futuras manchas y por otro que la pintura sea más fácil de aplicar y no se necesite tanta cantidad, por estar la superficie cerrada. Hasta hace poco los tapaporos eran sintéticos (al disolvente) pero ahora ya lo hay al agua. Últimamente utilizo éste que os muestro, que compro en Leroy Merlyn y me gusta mucho, se extiende fácilmente y cunde una barbaridad. 
Tapaporos al agua 750 ml: 8 € aprox.

3.- Pintura

Obviamente si le queremos dar color. Hay cientos de tipos y marcas de pintura en el mercado y con unos colores preciosísimos. He probado pinturas de muchas marcas, también las pinturas de tiza que están tan de moda. No os voy a recomendar ninguna directamente, aunque hay un criterio que sigo sí o sí: siempre pinturas al agua, por comodidad, por salud, por ecología... 

4.- Barniz

Igual que en el caso de las pinturas la gama de barnices es muy amplia, y aquí me guío por dos criterios: barnices al agua (por las mismas razones que antes) e incoloros. Prefiero que la pieza tenga el color definitivo antes de aplicar el barniz, porque con éste no existe el mismo márgen de manipulación. Últimamente estoy usando el de Chopo, que no amarillea con el tiempo y me gusta muchísimo.
Barniz al agua 200 ml: 6,50 € aprox.

5.- Cera

Para mi gusto la terminación más bonita en todos los casos. Si dejamos un mueble en su madera original la cera lo nutre en profundidad y le aporta un brillo y un aspecto impecable. Y si lo pintamos también podemos aplicar cera, a modo de pátina o a modo de terminación y luego bruñir con estopa para conseguir un acabado perfecto. Hay muchas ceras y muy buenas, yo uso casi siempre la cera incolora de Chopo, aunque me encantaría aprender a hacer ceras caseras. Es de los cursos que tengo pendiente (junto con el de fotografía, el de de blogovin avanzado, uno de decoración...jaja, un año sabático es lo que me hace falta).

Cera sólida incolora 125 ml: 3,75 € aprox.


 6.- Espátulas

De todos los tamaños y formas son un elemento de lo más versátil. Para quitar los restos de pintura, para estucar los agujeritos de la carcoma, para estarcir con pasta, para una gota rebelde que se nos ha ido por donde no debía... Las podéis encontrar en los chinos y son muy baratas.



7.- Brochas y pinceles

Aquí el criterio es uno: cuantas más mejor jajaja. Grandes, pequeñas, planas, redondas, finas, gruesas...Sólo deciros que merece la pena invertir en brochas de buena calidad, duran mucho más y se trabaja con ellas infinitamente mejor, aparte de que no es un producto excesivamente caro. Los pinceles se utilizan menos, a no ser que se quiera hacer un dibujo determinado sobre la pieza, pero también es importante que sean buenos aunque tengamos menos cantidad.

8.- Aguarrás puro y aguarrás simil

Aunque la mayoría de los productos que utilizo son al agua tanto la cera como los óleos (para las pátinas) necesitan aguarrás para la disolución y limpieza. Como el aguarrás puro (esencia de trementina) es más caro se utiliza para disolver y el simil para la limpieza, aunque el primero también sirve para limpiar las brochas (por si no quieres comprar los dos).


9.- Bata

Para no destrozar la ropa cada vez que nos ponemos a trabajar. Yo tengo tres tipos de bata-protección: bata de manga larga (invierno), bata sin mangas (un apaño para la primavera y finales de otoño) y delantal (no un delantal cualquiera, me compré un delantal blanco de carnicero que me llega casi hasta los pies xD, para el verano). Me encanta ponerme la bata llena de manchas de pintura de cien mil colores. Y además no tengo ningún reparo en limpiarme las manos en la bata, como cuando éramos pequeños y nos manchábamos de chocolate. Sólo que ahora no me riñe nadie porque soy yo al final la que tiene que lavarla.


10.- Botes y trapos

Éstos son los únicos productos gratis jajaja. Los trapos conviene que sean de algodón: camisetas, sudaderas, paños de cocina... y los botes de cristal y de tamaños variados, para guardar restos de pinturas y otros productos.


Y ya está. Ahora sólo falta elegir el trastos que queremos reformar y ponernos manos a la obra con la técnica que consideremos más adecuada y que más nos guste.

Una última anotación: los productos que muestro en el post son los que YO uso, me gustan por los motivos que os he ido contando, el post no está patrocinado porque si así fuera lo aclararía.

No sé si me dejo algún “imprescindible” para atrás. Si es así no dudéis en decírmelo, que cuatro ojos ven más que dos jajaja.

Besos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

Gracias por dejar tu comentario.